¡QUÉ FEOS SON LOS POBRES!

Pintar casas de barrios pobres y borrar grafitis, son acciones que hacen parte de la estrategia de Enrique Peñalosa para atacar la pobreza con soluciones cosméticas, mientras aumenta el número de personas en esa condición en Bogotá.

 Por: Alex Guardiola Romero

Cuando un alcalde se preocupa por pintar las paredes de un barrio habitado por gente pobre, pero al mismo tiempo le cierra la sala de pediatría del hospital más cercano, demuestra que para él la pobreza es un problema estético, no humano. En la Bogotá de Enrique Peñalosa durante el año 2016, según los datos del DANE, un número superior a las 98 mil personas se volvieron pobres. Es decir, bajo la administración del alcalde que hablaba de hacer una “Bogotá mejor para todos”, se aumentó por primera vez en las últimas dos décadas el número de pobres, pues según el DANE se pasó de una pobreza monetaria del 10.4% en 2015, al 11.6% en 2016, ello gracias a que el alcalde “técnico-doctor-gerente-urbanista” disminuyó los subsidios para grupos específicos como la tercera edad y los niños, que evitaban que pasaran hambre. Lo peor y descorazonado es que una persona no es pobre si sus ingresos mensuales superan los 241 mil pesos, una verdadera burla para el ser humano, lo que indica que ni siquiera con una meta tan baja Peñalosa logra anotarse indicadores positivos. Eso sí, pintó las fachadas de todo un barrio, para que por lo menos las casas de esos pobres no dañen el paisaje.

Pero con Peñalosa no solo disminuyó el nivel de ingresos de los más pobres, sino también el acceso de éstos a servicios indispensables como salud, educación o entretenimiento, que en conjunto determinan la calidad de vida. En efecto, la pobreza multidimensional que mide las condiciones de vida de las familias, pasó de 4.7% a 5.9% en 2016, siendo Bogotá la única ciudad de Colombia en la que se registró un aumento de este indicador. Toda una vergüenza nacional. No era de esperarse un resultado diferente cuando, solo por citar un ejemplo, se cierran unidades pediátricas en los hospitales públicos de las localidades con mayores niveles de pobreza para entregar su operación a privados cercanos a la administración.

BOGOTA

Lo que la alcaldía de Peñalosa ha llamado la reorganización del sector salud, no ha sido sino un conjunto de medidas para favorecer la privatización de ciertos servicios, como el ya citado servicio de pediatría, y que ha dejado en déficit a los hospitales públicos. Para diciembre de 2015, según cifras reveladas por la misma Secretaría de Salud de la administración Peñalosa en documentos de febrero de 2016, Bogotá contaba con 2849 camas hospitalarias en la red pública, de las cuales 564 eran pediátricas; sin embargo, un año después, cuando ya estaba en marcha la tan mentada reorganización, el número total de camas hospitalarias era de 2535, con 314 camas menos en solo un año, entre ellas 108 camas pediátricas menos.

Disminuir el número de camas ha generado una congestión sin igual en los hospitales ya de por sí hacinados, tal y como lo reveló un informe de la Personería de Bogotá, en el que se evidenció que el 77% de las Unidades de Servicio de Salud de Urgencias del Distrito de nivel de atención II y III, se encuentran en sobreocupación y el 23% ni siquiera tienen concepto higiénico sanitario. Los hospitales ubicados en las localidades más pobres son los que presentan mayor nivel de hacinamiento, con pacientes en los pasillos al lado del cuarto de basuras, o mujeres en trabajo de parto acostadas en cartones en el suelo. Según la Personería, se evidenció que los hospitales de Bosa y Tunal son los casos más graves de hacinamiento en el servicio de urgencias, con el 240% y 324% respectivamente, y le siguen en sobreocupación Santa Clara con 161%, Simón Bolívar con 153%, Meissen 128%, Kennedy 125% y Engativá 121%.

Pese a la estrategia de culpar de todo lo malo a la pasada administración, pero eso sí robarse sus triunfos y mostrarlos como propios, Peñalosa no puede refutar las cifras que revelan incluso organismos de control en cabeza de funcionarios elegidos por el concejo de la ciudad, absolutamente arrodillado al alcalde. Por ejemplo, el hospital El Tunal tuvo en 2015 -durante la era Petro- un hacinamiento general promedio del 83%, pero en 2016 con Peñalosa ese hacinamiento general fue 226%, razón suficiente para que la personera de Bogotá, Carmen Teresa Castañeda, se atreviera a decir en los medios de comunicación que “los pacientes están en peores condiciones que los habitantes de la calle”.

En su informe, la Personería de Bogotá reveló que en Kennedy al menos 12 niños llevaban más de tres días esperando remisión a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica, muchos de ellos con cuadros clínicos muy complejos, y que “sin ninguna consideración con los menores, se realizan junto a ellos unas obras de ampliación de infraestructura”, lo que retrata perfectamente la visión de Enrique Peñalosa: el cemento es más importante que los seres humanos.

La pobreza no es un problema de estética y no se combate pintando casas sino brindando oportunidades, garantizando el acceso y disfrute pleno de los derechos como el de salud o educación, y no convirtiendo lo público en un botín para entregar a amigos financiadores de campañas a la alcaldía. Una visión de ciudad centrada en desaparecer lo feo, pronto comienza a hacer limpiezas para que los pobres no se noten. Con Enrique Peñalosa está claro que se concibe a los pobres como antiestéticos, pues la actitud y acciones en contra de los vendedores ambulantes -por ejemplo- o pintar las fachadas del barrio Las Cruces sin importar que sus habitantes no tengan qué comer, demuestra que están convencidos de que hay que resolver el problema de “ese montón de pobres que afean la ciudad”.

Solo basta recordarle al alcalde Peñalosa que la pobreza tiene una dignidad que su soberbia jamás alcanzará. Ser pobre es una condición que puede cambiar; ser un pobre ser humano, no.

Anuncios

junio 10, 2017. Etiquetas: , , , , , , . Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: