ESPANTAJOPISMO Y LLEVADERA: LA BARRANQUILLA QUE NO ADMITE SU POBREZA

Por su “espantajopismo” innato, el barranquillero odia sentirse pobre. En el fondo, se es “espantajopo” para sobrevivir a la dura realidad. Algún día tendremos que quitarle la espuma carnavalera al hambre.

 Por: Alex Guardiola Romero

No hay nada más difícil que convencer a un barranquillero de su pobreza. Por su “espantajopismo” innato, el barranquillero odia sentirse pobre, mucho peor admitir que un tercio de su población no come las tres veces al día, o que el índice de progreso social está estancando hace años situando a la Arenosa en los tres últimos puestos entre las principales ciudades del país. Barranquilla, y por ende los barranquilleros, sufre de un evidente abandono social, pero se potencia la cultura de un ego que oculta la realidad, una especie de “Síndrome de Doña Florinda” que parece ser el ADN de las alcaldías de la casa Char, que entendió muy bien que en Barranquilla lo importante no es serlo sino parecerlo.

Para el lector desprevenido no familiarizado con el término, bien podría definirse al “espantajopismo” como el movimiento social caracterizado por la necesidad de aparentar un estado de bienestar económico y social que no se tiene, con base en demostrar que se puede consumir licor en los mejores sitios de moda, conducir vehículos último modelo, y vestir con prendas de diseñadores, sin importar que se carezca de los recursos para cubrir las necesidades básicas individuales y de su familia. En pocas palabras, un “espantajopo” es un arribista que vive en un mundo de mentiras inventando fantasías para no llorar por su realidad. Eso sí, el “espantajopo” que se respete debe presumir en redes sociales que tiene cosas, un tanto para sentirse realizado y otro tanto para despertar envidia, porque uno de los pilares fundamentales del “espantajopismo” es parecer “envidiable”, así como hace años un símbolo de estatus en Colombia era ser “secuestrable”. Por eso, no hay  nada más falso que el perfil de Facebook de un barranquillero.

Lo cierto, lo real, lo medible y verificable, es que para 2015 el 22% de los barranquilleros era pobre, es decir, que su familia no tenía con qué comprar la canasta básica de alimentos de 240.700 pesos al mes ¿qué se puede comprar con 240 mil pesos al mes? Sin embargo, casi una cuarta parte de los barranquilleros no tiene esos escasos recursos para sobrevivir. Según Barranquilla Cómo Vamos, referido al Índice de Progreso Social (que mide la calidad de vida), para 2015 se desmejoró. Según ese Índice de Progreso Social, Barranquilla es última y penúltima en el país en la categoría “nutrición y cuidados básicos” y “vivienda y servicios públicos”. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que el 29% de los barranquilleros no puede comer las tres veces al día, siendo el porcentaje más alto de toda Colombia. Es decir, el Barranquilla se está pasando física hambre. La pregunta obvia es ¿por qué al barranquillero le cuesta reconocer su pobreza?

espantajopo

Las razones sociológicas para la entronización de este comportamiento que niega la propia realidad son varias, pero bien podría decirse que, en el fondo, el “espantajopo” evade su propia realidad como una manera de catarsis colectiva, encontrando un apoyo social en sus semejantes. En resumen, se es “espantajopo” para sobrevivir. Decía Ray Bradbury que “hay que inyectarse cada día de fantasía para no morir de realidad”, lo cual parece ser la piedra angular de este extendido comportamiento social en Barranquilla. Con un Índice de Progreso Social de apenas el 59,4 de 100 posibles, la realidad de Barranquilla es distinta a como los barranquilleros la queremos ver, pues ubica a la ciudad en el cuartil “medio-bajo”, siendo séptima entre las 10 principales ciudades del país.

Pero el tema no es tan inocente, pues el “espantajopismo” conduce a una degradación de ciertos valores sociales que repercuten negativamente en la comunidad. Igual que la cultura del dinero fácil que nos legó el narcotráfico, el “espantajopismo” desencadena comportamientos límite –algunos ilegales- con el fin de saciar la sed de aparentar. La razón por la cual muchos jóvenes llegan a la delincuencia está íntimamente ligada a esto, pues cuando no encuentran oportunidades, cuando se da de bruces contra una realidad de desempleo, subempleo y marginación, la opción más fácil a la que recurren es la delincuencia. Así, nos encontramos con muchachos que en su afán de ser “espantajopo” atraca a otro “espantajopo” que presume en la calle de un celular de alta gama que nunca tiene minutos, para que la chica que solo se fija en “espantajopos” lo tenga en cuenta a la hora de ir a bailar a un establecimiento de moda. Lo mismo que pasó en la sociedad que formó Pablo Escobar, está pasado en la Barranquilla condicionada por los Char.

Pero en Barranquilla nada detiene al Carnaval. Gracias a eso, a que siempre el barranquillero encuentra una vía de escape, la realidad no es peor. Lo que está claro es que algún día tendremos que quitarle la espuma carnavalera al hambre y encontrar una manera de que la ciudad sea una Barranquilla de todos y todas. Pronto se hará más necesario menos circo y más pan. Más carne y menos marimonda.

Anuncios

41 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Bueno, mientra vivamos de espantajopo viviran tranquilos los politiqueros, por que el día que el espantajopismo pase se jodio esta vaina.

  2. Ana María dice:

    Me parece acertado lo que has compartido, lo ví con estudiantes de pocos recursos cuando recibían la ayuda del estado .. dura realidad

  3. Julia dice:

    Muy buen artículo, una redacción deliciosa y datos muy ciertos. Mi único apunte es: me quede con ganas de leer tus ideas para quitarle la espuma al carnaval. Tengo fe en que el verdadero valor de la crítica está en la propuesta final del autor para dar un paso hacia adelante. Quizá la crítica sin propuestas de solución hace parte de nuestro espantajopismo macondiano.

    Saludos y nuevamente, buen artículo.

    1. Daniel dice:

      Comparto totalmente tu apreciación, un “espantajopo” más…Se “Full bien hey” criticar a los demás , o sea “culo de man inteligente.

      Lo cierto es que si hace parte del ideario colectivo del barranquillero pretender se más de lo que se es realmente, pero eso no es exclusivo ni un invento de esta ciudad, es un síndrome mundial y a mi juicio No tiene solución.
      Más bien es vez de “espantajopear” criticando a los Char o al gobernante de turno por un problema(de los pocos que no son su culpa) debería exigirse que se mejoren todos esos índices de desigualdad social para que todos seamos un poco más ricos y menso pobres y de puedes ejercer el “espantajopismo” a un nivel más alto y con mayor valor agregado para la sociedad y la economía.

      Barranquilla, ciudad ESPANTAJOPO…como miles otras en el mundo!.

  4. Nojoda cuadro excelente análisis, tronco de escrito bacano mi llave, esa es nuestra cruda realidad, vendrán mejores tiempos en que la educación y una nueva cultura transformen ese espantajopismo cruel en un nuevo paradigma para nosotros los barranquilleros. CONEJO 2017.Javier Felizzola.

  5. tatianaya@hotmail.com dice:

    No se que situacion desafortunada vivio el autor del articulo en Barranquilla, pero lo que se percibe es todavia le duele y sigue sangrando y drenando veneno por la herida. Cuando uno no tiene nada bueno que decir, mejor no diga nada.

    1. Wal dice:

      Todo lo que esta escrito aca es verdad, el killero es espantajopo por naturaleza, negarlo es absurdo

    2. Auda Consuegra Insignares dice:

      Es que las mascaras carnavaleras no te dejan ver … Tatiana Anaya ….
      Esta es la mas certera radiografia de mis queridos coterraneos, familiares … etc., y como todo tiene sus excepciones pero de que es asi … es asi … desafortunafamente . Utilizo otros terminos como “aparentar lo que no se tiene” que total es igual y desafortunado …
      Esto no hay que tomarlo personal … nooo … es un innato quillero modo de vida … heredado de cierto tiempo para aca …
      Recuerdo a mis abuelos que no comian cuentos con apariencias ni nada de eso sino por el contra practicaban la culttura del ahorro (la cual heredamos, gracias a Dios) y comiamos tres veces, las meriendas y siempre se compartia con los habitantes menos afortunados como Juanchito, el loco chicle, julia cruz ademas de las palenqueras que se refrescaban en mi casa con un vaso de nutricia fria … nadie se preocupaba sino tenia xx, o no lo consideraban necesario y se vivia en igualdad …

    3. Johana Saez dice:

      El autor no ha dicho nada que no sea cierto, preferimos no suspender el carnaval con tal de andar de guachafa, cuando alguien menciona la suspensiòn lo ven como un amargado y de eso se han valido los polìticos para hacer de las suyas ¿tu crees que esa atracadera es gratis? Eso tiene respusta y es: Daño generacional.

  6. Etalides Barraza salas. dice:

    El espantajopismo,es vivir en bacaneria.

  7. Elizabeth Mulato dice:

    Excelente articulo

  8. Anónimo dice:

    Poco a poco algunos se dan cuenta que la propuesta de los líderes (y dueños) de la ciudad solo es favorable a un puñado. Que detrás de sonrisas falsas y chabacanería, patrocinada por industriales temerosos y mudos, una alta sociedad clientelista y arribista y una prensa y radio no objetiva y temerosa, ocultamos una ciudad subdesarrollada y incivica, carcasa de nuestro orgulloso pasado, tierra abonada para el crecimiento de una burbuja financiera paralela de dudoso proceder, a la cual la mayoria de la población confunde con progreso y avance civico y social. Habrán los ojos señores, navegamos en la oscuridad, guiados por ciegos y mentirosos.

  9. naíma Verena Ojeda Mendez. dice:

    Lo que pasa es que tanta bacaneria se ha vuelto chabacanería y el espantajopismo nos tiene rejodidos porque debemos ser seres reales, con buenas y malas en el tiempo, que ríen y lloran. Ya está bueno no se puede vivir del que dirán, yo en lo personal lo he mandado al mismisimo carajo con todo y espantajopos de mi ego, yo soy yo de Norte a Sur y mi nombre es por ser única y no aparentar pendejadas. Así y le digo a ttodos lo importante es que en el hogar no haga falta alimento, salud y educacion lo demás añadiduras bienvenidas.
    Al escritor lo felicito porque no miente es muy real esta situación.

  10. Mirtha Morena Camargo Rodas dice:

    Verídico Todo lo que has plasmado en este articulo y desafortunadamente es una Gigantesca Realidad que Muchos ni ven ni oyen ni entienden
    Fabuloso Articulo lo Mejor q he LEIDO en ESTOS PRIMEROS 24 días GRACIAS👍👍👍👍👍👍👍👍👍👍

  11. Gul dice:

    Me parece muy acertada la explicación de la definición del espantajopismo por parte del autor, sin embargo considero desacertado definir al “barranquillero” de esa forma pues no veo a los espantajopo como mayoría en la ciudad. De que los hay los hay pero no lo suficiente como para catalogar al “barranquillero” como una persona espantajopo. Veo más virtudes y don de gente real en el “Barranquillero” que en muchas otras de las ciudades principales del país. Me atrevo a decir que Barranquilla aún conserva dones de ciudad más sana que la gran mayoría de las ciudades principales de las que el autor del artículo hace referencia.

    1. Michael dice:

      Buen punto de vista lo que dices es cierto son más los Barranquilleros de pensamientos de empuje . Las ganas de salir adelante de progresar . Que los que el artículo se refiere.

  12. Paul dice:

    Indudablemente que el autor, define perfectamente lo que es un espantajopos, dejando claro que espantajopos hay en todas las ciudades de colombia y que perfiles falsos están a la orden del día en las redes sociales alrededor del mundo y le puedo asegurar que no todos, son Barranquilleros, pero mas allá de la perfecta definición el articulo pierde sentido cuando no se hace una diferenciación de quien es realmente el espantajopo y por el contrario se generaliza o sea que el alcalde Char (Quien se aprovecha cruelmente de los espantajopos) y el mismo autor hacen parte de este “movimiento social” por el simple hecho de ser Barranquilleros, ahora se podria entender que el 29% del Barranquillero que no puede comer tres veces al día, representa el espantajopismo, pero, entonces, ¿el otro 71% que representa? o acaso ese 29% inexorablemente terminaran siendo delincuentes? Ahora entiendo también que según el articulo si acabamos con el carnaval (Más carne y menos marimonda) ese 29% desaparecerá y por ende el espantajopismo también, amanecerá y veremos. De cualquier forma lo felicito, porque mientras el grueso del Barranquillero espantajopista o no, se calla mientras la ciudad se hunde en el caos, usted pone a la orden del día sus planteamientos.

  13. Claudia dice:

    Muy acertado tu análisis. Necesitamos educar y reeducar en valores para terminar con tanto espantajopismo y darnos cuenta que nuestra querida ciudad no es tan nuestra.

  14. Gerardo dice:

    Muy buen artículo. Me gustaría que se añadieran las referencias bibliográficas que sustentan los datos mencionados. Le pido al autor que publique la segunda parte del artículo proponiendo soluciones cualitativas para curar el espantajopismo. Saludos!

  15. Juadede dice:

    asi es . cuando edtudie en barranquilla muchis compañeros de estudio vivian en barios como 7 de abril.soledad rebolo y otros iban bien vestidos de marca..y los hp almorzaban yconmian era empnada con. Kola roman..no comen pero se visten al contrario del sabanero que es un corroncho amarrao.eso si no discrepo el barranquillero es el mas bacan de la costa y personas agradables.el problema hoy es el sindrome de traqueteo que quedo de los 80 y 90s caracol.lucho harranquilla guajiros y parrandas oldpar whisky y cuatro puertas.

  16. Fabiola Arrieta dice:

    Muy tenaz cambiar la cultura y costumbre de un pueblo , el nivel educativo y social influyen mucho, las nuevas generaciones imitan lo que han visto y donde han crecido en su entorno. No vallamos muy lejos mi sobrino cuando viene de vacaciones a USA lleva camisetas, gorras y cualquier cosa que lo relacione con este país ya que crecemos con la ideología que todo lo norteamericano es mejor y de esa forma chicanear con sus amigos. Entonces creo que esto no va a cambiar porque es un circulo bisioso.

  17. Victor dice:

    La verdad siempre es dolorosa pero al mismo tiempo el generaluzar a una sociedad no es sano. De que los hay los hay, pero de ahí a medir a todos con el musmo rasero es un error craso.
    Creo que lo profundo de este artículo es intentar recuperar la cultura ciudadana, el civismo y todos aquellos valores y principios que nos enseñaron nuestros padres y que con el correr del tiempo fueron desapareciendo y por ende dejamos de ser esa ciudad pujante de antaño.
    Honestamente me gustaría volver a mi ciudad y reencontrar toda esa paz, civismo y cultura de tiempos ya lejanos.

  18. Elias osorio dice:

    Creer que estamos muriendo de hambre es un absurdo, miremos tasas de desnutricion infantil y comparamos a ver si es cierto que no hay comida. Ya que te gustan las encuestas mira la del Dane en cuanto a desempleo en incluyelo en tu analisis sesgado. Si bien es cierto que el espantajopismo es una realidad no lo pongas como un caso exclusivo de Barranquilla te invito a leer sobre el esnobismo que se originó hace bastante y bien lejos de mi hermosa ciudad.

    1. opinemos dice:

      Las estadísticas del DANE sobre desnutrición infantil indican que Barranquilla presenta una tasa solo superada por La Guajira, Chocó, Magdalena y Casanare. Es la más alta tasa de desnutrición de las grandes ciudades, de hecho es la última entre las 10 grandes ciudades. Gracias por leer.

  19. Clarita dice:

    Me hubiera gustado más este artículo, si las estadísticas se basarán en el año inmediatamente anterior (2016). Seguramente mucha de está información cambiaría. En todo el territorio Colombiano existen Los Espantajopos, porque hace parte de nuestra idiosincrasia y talante. Al final, la opinion personal del autor de este artículo, se volvió una crítica al manejo que le han dado los dirigentes políticos (Char), al desarrollo socioeconómico y cultural de los Barranquilleros.

    1. opinemos dice:

      El problema, Clarita, que las estadísticas de 2016 aún no están disponibles. Seguramente en junio de 2017, cuando ya se conozcan la estadísticas de 2016, actualizaré la información.

  20. Ñerda cuadro no sabía esta vaina. y ahora que?

  21. amezaescobar dice:

    Tratas el problema, pero en tu artículo no se atisba una solucion¡. Que podemos hacer según tu real saber y entender la sociología barranquillera?

  22. Eduar dice:

    Para validar o argumentar esta clase de afirmaciones y hacer ese tipo de relaciones habría que hacerse un estudio epidemiologico serio; ahora hoy día se obtiene fácilmente a la mano información seria, actual e histórica del origen de la pobreza, cambios culturales etc, como por por ejemplo en internet, donde podemos fácilmente deducir que las causas de la pobreza y decaimiento de la sociedad Barranquillera y de otras ciudades Colombianas no se debe a una sola causa, las cuales son mucho mas complejas y no tan superfiales y simplista, tal y como lo indican en dicha publicación.

  23. Fabiola Arrieta dice:

    Muy tenaz cambiar la cultura y costumbre de un pueblo , el nivel educativo y social influyen mucho, las nuevas generaciones imitan lo que han visto y donde han crecido en su entorno. No vallamos muy lejos mi sobrino cuando viene de vacaciones a USA lleva camisetas, gorras y cualquier cosa que lo relacione con este país ya que crecemos con la ideología que todo lo norteamericano es mejor y de esa forma chicanear con sus amigos. Entonces creo que esto no va a cambiar porque es un circulo bisioso en el que los padres somos alcahuetes, porque lo importante es verse bien y competir con lo que tenga el vecino. Otro ejemplo son los carnavales porque “QUIEN LO VIVE ES QUIEN LO GOZA” es el lema y es cuando las casas de empeño están en su gloria, porque se tiene que estar en los mejores conciertos del carnaval , cuando no hay comida a la casa, porque costeño que se respete no le falta el celular., el equipo y el ron .. No voy muy lejos otro caso cercano es el de una amiga y su hija si trabajo y la chica tenía que seguir en un colegio privado y después a pedir prestado o recolecta familiar para cubrir con los gastos de la pensión escolar yo le sugerí que la colocara en colegio público pero fue una ofenza, entoces repito esto es un circo bisioso no solo en la comunidad barranquillera en toda la costa en general.

  24. Luis G. Cabrera Rasch dice:

    Pésimo articulo..!!; me imagino que tomaste el ejemplo de alguien muy cercano a ti o de ti mismo. Para nada tu articulo esta basado en un análisis sociológico, ni estadístico; solo lo estas basando en personas que seguramente conoces que viven en estrato 5 y 6, a los cuales se les podría aplicar algo de vivir en apariencias. Pero la realidad es diferente a como tu la planteas. La gente siente su situación la conoce y la vive día a día. Así que, recógete con ese articulo, el cual parece mas dirigido a un conocido tuyo muy cercano, con el cual te has peleado recientemente…Ah y para tu información, existe algo en el mundo financiero que se llama crédito, al cual pueden acceso muchísimas personas, para que les permita adquirir lo que necesiten y lo que quieran..

    1. opinemos dice:

      Gracias Luis Guillermo por con tu comentario ilustrarnos y mostrarnos un ejemplo de todo lo dicho en el artículo; la frase de la falsedad del perfil de Facebook se ilustra perfectamente en el tuyo. Gracias por leer.

  25. Lissette Garcia dice:

    Es una realidad de nuestra Barranquilla.

  26. maty dice:

    aunque espantajopos los hay rn todas partes pienso q esta muy bueno con respecto a quilla … yo hecompartido he edtudiado he sido compañero de muchos bsrranquilleros q de verdad reflejan ese articulo…y aclaro no son todos pero si los hay en.monton … un super celu sin minutos , un buen carro sin gasolina y nisiquiera con q almorzar bien en ls universidad, en.las integraciones ni un.peso para aportar pero eso si un.buen perfume una buena pinta…y asi en.mi vida he conocido muchos quilleros espantajopos pero son excelente personas

  27. Osmar C dice:

    muy bueno el articulo

  28. Todos los que respondieron son espantajopo🤣🤣🤣🤣🤣😜😜😜😜😜

  29. Ronald dice:

    Interesante articulo y concuerdo con ello, hiistóricamente al caribeño “le negaron su esencia por ello vive de la apariencia” Desde el establecimiento de las plantaciones y la imposicion de la modernidad, ser negro, pobre, sin clase, indígena etc… fue malo, si el sistema de poder sataniza tu origen, la imagen cobra mayor fuerza.

  30. Luchiri dice:

    La cruda y triste realidad, muchos con tronco ‘ e pinta y los bolsillos Mondao, más pelao qué una pepa e ‘ guama y los cobra diarios correteandolos, que vaina tan tesa mi llave.

  31. Edilberto dice:

    Esta es la triste realidad de la ciudad muestra del hambre que todos pasan con sueldos tan denigrantes como los que ofrecen a profesionales bien capacitados. Para donde quieren llevar a la ciudad si sólo viven de las limosnas del carnaval. Recolectar dinero haciendo negocio del Carnaval y no solventando la equidad de un trabajo digno. Menuda vida que espera tener una persona en una ciudad feliz llena de mentiras.

  32. Yaneth dice:

    Excelente artículo esta es la ciudad del el espantajopismo aunque para muchos no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s