ASÍ SOMOS

el

En realidad, los colombianos nos parecemos a Álvaro Uribe, a la “Epa Colombia” y a RCN Noticias, más de lo que podemos ocultar. En el fondo de cada colombiano hay un “Popeye” a punto de estallar. Así somos y no nos aceptamos.

Por: Alex Guardiola Romero

Criticamos a la “Chamita Cheer”, la famosa Epa Colombia, porque en el fondo ella representa lo que en realidad somos y nos empeñamos en ocultar. Los insultos que le llueven no hacen sino desnudar que tratamos en vano de alejarnos de cómo somos hasta el tuétano, disfrazando con imitaciones de perfumes nuestro olor a colombiano, cubriendo con ropa decente la indecencia de nuestras almas. Así somos y no nos aceptamos, por el contrario, intentamos en vano maquillar una realidad que nos avergüenza, queremos cambiar con misceláneos un ADN que solo muta con educación. Somos el “ñero” y “guiso” que la Epa Colombia nos recuerda, pero oculto tras lentes de sol Gucci de imitación.

Primer ejemplo. Durante la campaña electoral para el plebiscito por la paz, circulaba en redes sociales un comparativo de quiénes apoyaban el SÍ y quiénes el NO; del lado del sí había premios nobeles, académicos de talla mundial, escritores muy reputados y figuras de un mundo que –lo supimos luego- nos es ajeno. Del lado del No, había un par de comediantes que antes que risa causan náuseas, un sicario avenido a divo de las redes sociales y un inquisidor frustrado que fungía de procurador. Al final, tras el triunfo del NO, quedó evidenciado que los colombianos somos más como “Jeringa” que como Vargas Llosa, quizás porque muchos colombianos no saben quién en Vargas Llosa. Nuestra alma está poblada de “Ordoñezes” y en el fondo de cada colombiano hay un “Popeye” a punto de estallar.

asi-somos-imagen

Segundo ejemplo. Nos queremos mostrar tolerantes, pero cuando un ciclista desprevenido aporrea por accidente levemente el carro que pagamos a cuotas, salta desde nuestras entrañas el paramilitar que sueña con acabar de un solo tajo a “esos que andan en bicicleta y bus” para que se pueda andar en carro en paz. Nos creemos, hasta nos sentimos, “gente de bien”, sin darnos cuenta cuánto daño le ha hecho la “gente de bien” a nuestra sociedad, pues ellos fueron quienes toleraron a los narcotraficantes y les abrieron las puertas para que cambiaran para siempre a Colombia. Nos hicieron a todos prostitutos y prostitutas en una sociedad en la que todo se compra, en la que las personas reciben –y buscan recibir- dinero, incluso sabiendo de dónde viene.

Tercer Ejemplo. Nombraron a Carlos Calero -un famoso presentador de televisión- en el cuerpo diplomático del país. De inmediato le llovieron críticas, justas e injustas, no tanto por ser alguien sin experiencia diplomática sino porque consideran que un presentador de televisión o un periodista ni tiene el nivel académico ni tiene el reconocimiento que un personaje de esos precisa, porque el suyo es un oficio menor “que ni siquiera necesita tarjeta profesional” para ser ejercido. Y la verdad es que hay razones de sobra para desconfiar del periodismo, basta con mirar a Néstor Morales o a Vicky Dávila, pero ser periodista, o comunicador, o presentador de televisión, no te hace malo per se, así como ser alemán no te hace nazi. Este, un país que tuvo como embajador a un exgobernador acusado de paramilitarismo y múltiples homicidios, critica a alguien nombrado como cónsul por considerar que su profesión es “un oficio menor”, pero nada dijo cuando el delincuente lo representó. Es que, aunque muchos envidian a Carlos Calero, todos llevamos un Salvador Arana en nuestras entrañas. Somos el país que se siente mejor representado por un homicida que por un periodista.

Así somos. Los colombianos somos decimonónicos, camanduleros, envidiosos, violentos, tramposos, incultos, “ñeros”, “guisos”, intolerantes, trepadores, arribistas, ignorantes de aquellos que se enorgullecen de su ignorancia, rabiosos, vengativos, racistas, sexistas, fanáticos religiosos, chismosos, corruptos, uribistas, oportunistas, y tantas otras cosas que uno se pone a pensar si no es cierto lo que dijo Fernando Vallejo: “El problema de Colombia son los colombianos”. Somos el pueblo que se merece a RCN Televisión, a Álvaro Uribe y a Epa Colombia.

Así somos. Ya dejemos de intentar cubrir con maquillaje lo que solo se cura con educación.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mabel Mora dice:

    Qué triste pero así es……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s