CAMINO A UNA SOCIEDAD DE MUDOS

CAMINO A UNA SOCIEDAD DE MUDOS

Hemos hilado tan fino tratando de ser políticamente correctos, que el lenguaje de nuestros días es tortuoso. Llegará el momento en que expresarse estará proscrito a cavernícolas.

 Por: Alex Guardiola Romero

 Imagen

Buscando ser “políticamente correctos”, o por parecer tolerantes, incluyentes, diversos y amplios, convertimos el lenguaje cotidiano en una carrera llena de obstáculos y trampas, a tal punto que llegará el momento en que expresarse estará proscrito a cavernícolas.

Si no utilizamos en una misma expresión el femenino y el masculino –preferiblemente en ese orden-, si no nos cuidamos de decir cualquier cosa que remotamente pueda resultar discriminatoria u ofensiva, si no evitamos decir palabras como feo, flaca, obeso, enfermo, lisiada, negro, sexo, Hitler, pastuso, u otras miles que han sido sacadas a patadas de nuestra cotidianidad, somos considerados machistas, discriminadores, intolerantes y toda una sarta de epítetos que fluyen con rapidez de la boca y las plumas de miembros de distintos grupos de presión. Yo mismo, mientras escribo este texto, estoy autocensurándome para no herir susceptibilidades, para no decir nada que me pueda sepultar –literal o figuradamente- y que me haga merecedor de una etiqueta que ya nunca me podré sacar.

Nos hemos vuelto susceptibles a tal extremo que cualquier cosa puede resultar ofensiva, que ya no podemos decir “la Concejal” para referirnos a una mujer que ostenta ese cargo y, en cambio, introdujimos adefesios lingüísticos por lo cacofónicos como “concejala”, evitando así la rabia de feministas a ultranza para quienes un piropo es una forma de mercantilizar a la mujer. Palabras castizas hasta el tuétano, como “marica”, fueron relegadas a la quinta paila del infierno, para ser reemplazada por el anglicismo “gay”, tan simple y absurdo como incorrecto. Ni qué decir de “hombre”, utilizado para referirse a todos los seres humanos por extensión en frases hermosas como “el 20 de julio de 1969 el hombre llegó a la luna”, pues desde hace un tiempo quien utilice “hombre” en un contexto similar es puesto en el mismo nivel de Pablo Escobar, nombre que igualmente está condenado a nunca ser mencionado.

Hemos hilado tan fino tratando de ser políticamente correctos, que el lenguaje de nuestros días es tortuoso. Creo, incluso, que con el tiempo habrá cambios en nuestro cerebro, pues para decir cualquier frase debemos rebuscar en lo más oscuro de nuestras habilidades hasta encontrar la palabra aceptada en el nuevo estándar. Por el contrario de lo que pueda creerse, tanta presión está cosificando nuestro lenguaje –oral y corporal-, llenando de talanqueras lo que antes era un placer; las diferenciaciones y la “discriminación positiva” -¿hay mayor absurdo que ese?-, alteran la sintaxis tal y como la concebimos, y lejos de enriquecernos lo único que logra es extender y enredar las frases, cuya belleza máxima está en la concisión y claridad.

En esta nueva sociedad de mudos, pues la única forma de no ofender será no hablar, habremos logrado por fin la involución de la humanidad. La necesidad de comunicarnos y socializar que nos trajo hasta aquí, encontró en sí misma su tanatos, como la máquina que en aras de ser perfeccionada terminó con un botón de autodestrucción peligrosamente fácil de activar. Dejémonos de pendejadas, las cosas deben ser llamadas por sus nombres, sin eufemismos ni modismos. Hablar bien nada tiene que ver con la susceptibilidad exacerbada de extremistas que imponen su agenda. ¡Carajo!

  

Barranquilla, septiembre 05 de 2012.

Anuncios

septiembre 5, 2012. Etiquetas: . Seres Humanos.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: