Y SE HIZO LA LUZ

el

Cómo El Renacimiento Salvó A La Humanidad

El Renacimiento nos salvó de la oscuridad. La vida del hombre se hubiera tornado hacia el final de la civilización, o peor aún, hacia la in-civilidad gracias a las prácticas oscuras y absurdas de la Iglesia y los señores feudales del medioevo, cosas de la que nos sacó el Renacimiento. Y es que no sólo fue mirar hacia el pasado para renacer, sino saber que sin conocimiento, ciencia y cultura no hay humanidad; en últimas, el movimiento cuyo epicentro fue Italia, fue apenas una obvia reacción a nueve siglos de tratarnos como borregos de carga sobre cuyos lomos se debían llevar el peso de las Santas Escrituras.

 

No sólo fue la teoría heliocéntrica y sus implicaciones, ni los avances en materia marítima que llevaron a una fiebre descubridora, ni el conocimiento de la anatomía humana, sino la certeza de que el hombre debe desarrollar distintos aspectos de su vida para avanzar; la conciencia de que es necesario aprender, experimentar y atreverse para que seamos seres plenos en la tierra y no esperar a que la vida eterna nos depare la redención.

 

Pero hay que ir al principio de las cosas. Sin la base fundamental del Humanismo no se hubieran determinado cambios profundos, pues a partir de la filosofía humanista se cimentó la construcción de un imaginario colectivo que invitó a las ciencias y las artes a re-pensar su visión. En este sentido, hay que reconocerle al humanismo el mérito de atreverse a concebir al hombre desde una perspectiva casi egocéntrica para impulsar una rebelión intelectual que alimentó la modernidad de la humanidad. Sin los postulados de Rótterdam y otros humanistas pensar en reinventar las artes –por ejemplo- no hubiera tenido una sentido pleno; para decirlo en otras palabras, hay que saber que el Humanismo fue el hilo invisible que ató todos los desarrollos del Renacimiento. Llama la atención que la Iglesia no hubiera privilegiado al hombre en su desarrollo, pues es apenas un contrasentido si se tiene en cuenta que éste “fue creado a la imagen y semejanza de Dios”, y que si acaso lo hubiera relegado al pusilánime papel de objeto de aplicación de los dogmas que mantuvieron su oscuro poder. El Humanismo, y por supuesto el Renacimiento, fueron antropocéntricos, como las antiguas filosofías griega y romana que nos sacaron de la Edad de Piedra.

 

Pero no todo es malo para la Iglesia. Cuando los Médicis se tomaron la única instancia de poder que les hacía falta por tomarse, es decir, la Iglesia, apoyaron el arte y el desarrollo de las ciencias. Los Papas Julio II, Clemente VII, Pablo III y León X, apoyaron el arte desde su cómoda silla en El Vaticano gracias a la orientación familiar al mecenazgo. Fue importante para la sociedad de entonces reconocer que ya era necesario introducir también un cambio en la corresponsabilidad de los acaudalados para con los artistas,  imponiéndose casi como una moda el mecenazgo. Bajo la batuta de personajes adinerados de la época surgieron figuras como Miguel Ángel o Da Vinci, se desarrollaron investigaciones sobre anatomía en la Universidad de Pádua y otras, y se socializaron las ciencias por medio de textos impresos con la novísima imprenta de tipos móviles de Gutembert.        

 

Las matemáticas, la física y la astronomía, obligaron al hombre a revaluar su papel en la tierra. Los avances renacentistas en estas materias cambiaron la concepción de las cosas y la vida en un proceso casi meteórico y hasta podría decirse abrupto. Entender que las “verdades” de antes eran susceptibles de ser cuestionadas, y que ya no habían cosas absolutas, fue difícil para el hombre de la época, máxime si se tiene en cuenta que la Iglesia mantenía aferrada la Biblia con una mano mientras con la otra ordenaba arder en piras públicas a muchos científicos de avanzada. Por fortuna, la ciencia se impuso; comenzó a sustentarse y demostrarse la teoría heliocéntrica y las matemáticas hicieron posible encontrar puntos de crecimiento en todas las ciencias, pues tomada como base logró impulsar la física, geometría, astronomía y la filosofía.

 

El capitalismo de nuestros días también se incubó en el Renacimiento. Fue en esta época en que la revolución librecambista se cuajó para mostrarse en su esplendor en la Inglaterra industrializada de un par de siglos posteriores. Las razones fueron muchas, entre ellas que los cambios también abarcaron la economía y la política; se pasó del trueque en feudos aislados a una creciente economía de producción en las ciudades, surgiendo la burguesía que tantos papeles jugó posteriormente en Europa. Los botines de las cruzadas comenzaron a circular marcando un ritmo que ya no se podía seguir en feudos medievales, los artesanos y cambistas poblaron las ciudades y los mecenas financiaron viajes descubridores que como sabemos con amargura culminaron en saqueos.

 

Sin el Renacimiento nada sabríamos de Democracia, ni Da Vinci habría pensado en una máquina voladora que hoy es una gigantesca industria, ni disfrutáramos de obras de arte como “El Moisés” o “La Gioconda”, ni Descartes hubiera formulado el Racionalismo, y la medicina aún tratara a los enfermos como posesos, mientras la Iglesia dirigía desde sus palacios de oro cruzadas en contra de nuevos moros acusándonos de herejes. Sin el Renacimiento permaneceríamos en pútridas guaridas esperando azotes del señor feudal, mientras los reyes y los Papas manejaban las cosas a su antojo. Sin el Renacimiento, la humanidad viviera en una eterna oscuridad.   

 

 

 

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. josesfa dice:

    yapo pasen por mi log debuelbho plizz :* y rewuena la foto ya paque metir o no si es refome la foto se que gracia tiene ya bye y posteen el el fotolog.com/X_CARAMELITHO_X

  2. opinemos dice:

    La obra es de Leonardo Da Vinci y se llama Vitruvio, ha sido utilizada para representar el Humanismo pues es un homenaje a la perfección humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s